#
0
3
#
0
3
Colegio de Procuradores
de la Ciudad de Buenos Aires
Órgano Oficial de la institución e informativo de la Biblioteca Pública
“Dr. Antonio Bermejo” / Año II - Nº 3 / Marzo 2006
Director: Dr. Armando Roberto Colerio / Sub-director: Ariel Solmesky
Corrector: Jorge Mundani Ugarte
Defraudación por retención indebida
II Congreso Iberoamericano de Procuradores
Reflexiones para meditar
Sectas: efectos y consecuencia
Monotributo - Recategorización
5
por  José Licinio Scelzi
por Víctor Hugo Balsas
por Claudia Barrios
1
3
1
5
1
7
por El Gurú Jurídico
pg_0002
PRESIDENTE: Dr. EDUARDO ALBERTO TESTAGROSSA RÍOS.
LISTADO DE AUTORIDADES
(PERÍODO 2005 - 2007)
COLEGIO DE PROCURADORES 
DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES
PROTESORERO: Dr. JORGE ANTONIO MUNDANI UGARTE.
VICEPRESIDENTE: Dr. ALBERTO SOLMESKY.
SECRETARIO: Dr. MIGUEL BURNENGO.
PROSECRETARIO: Dra. ADRIANA MARCELA BARTOLOMEO.
TESORERO: Dr. CÉSAR CRUZ MANRIQUE.
VOCALES TITULARES: Dr. ANTONIO SIMONELLI.
Dr. ALFREDO DOMINGO CARRO.
Dra. NORMA MAZZOLA de TORRADO.
Dra. MARTHA SUSANA LLINAS.
Dr. ARMANDO ROBERTO COLERIO.
VOCALES SUPLENTES:Dr. JAIME MOISES NUN.
Dr. EDUARDO ALEJANDRO VIVAS.
Dr. ARIEL HERNÁN SOLMESKY.
Dr. MARCELO KAPLAN.
Dr. LEONARDO MARTÍNEZ HERRERO.
REVISORES DE CUENTAS:Dr. GIULIANI FIORAVANTI.
Dr. PARDO GRIMANI.
FLORENCIA COVIELLO.
LUCAS ABLANEDO.
ASISTENTES:
pg_0003
os hombres -vocablo comprensivo de ambos sexos- 
que nos dedicamos al quehacer jurídico, tenemos 
L
plena conciencia que la Constitución Nacional es la 
Ley Suprema de la Nación a la cual deben someterse todas las 
demás normas legales y/o reglamentarias de categoría inferior 
de conformidad a lo establecido por el Art. 31 de aquella, en la 
comúnmente llamada “pirámide jurídica”.- 
Ahora bien, las normas constitucionales, a su vez, deben ser 
reglamentadas por las leyes que dicte el Poder Legislativo de 
la Nación. El hecho que éste omita la reglamentación de 
algunas de aquellas no significa que éstas no tengan vigencia 
sino simplemente que el legislador desoyó por distintos 
motivos, todos ellos secundarios comparados con la jerarquía 
primaria de aquellas Normas Fundamentales, que no 
corresponden analizar aquí -el mandato que esas normas le 
confirieron.-
La desobediencia del legislador al mandato constitucional 
en la cuestión que nos convoca, o sea la del juicio por 
jurados, se hace más evidente aún después de la Reforma de 
la Carta Magna del año 1.994 puesto que ésta reafirmó 
dicha manda atento que no sólo mantuvo íntegramente en 
su literalidad las normas que así lo establecían con 
anterioridad sino que también cambió el orden numérico de 
sus correspondientes artículos, lo que significa que no pasó 
desapercibido a los convencionales reformistas la existencia 
de las normas que lo instituían sino que, por el contrario, las 
fueron ubicando en el orden pertinente luego de la 
agregación de diversos artículos, en numeración que fue 
ordenada por los mismos convencionales, de tal forma que el 
Art. 24 mantiene el número original, pero el anterior Art. 
67, inc. 11 es el actual 75, Inc. 12 y el actual 118 fue el 
anterior 102.- 
Es decir, que si aquella desobediencia hasta 1994 llevaba 
cumplida la friolera de 141 años desde la sanción de 1853, ahora 
se le deben sumar once años más, lo que totalizan 152 años de 
incumplimiento, con el agravante que en estos últimos once 
años la negligencia del legislador se agravó dada la reafirmación 
del mandato a la que anteriormente nos referimos.-
Para mayor abundamiento debemos decir que ya los 
antecedentes constitucionales históricos instituyeron al 
juicio por jurados, así estuvo previsto con idéntico texto en los 
artículos 114 y 164 de las Constituciones de 1.819 y 1.826, 
respectivamente que dispusieron: “Es del interés y del 
derecho de todos los miembros del estado el ser juzgados por 
jueces los más independientes e imparciales que sea dado a la 
condición de las cosas humanas. El cuerpo legislativo cuidará 
de preparar y poner en planta el establecimiento del juicio por 
jurados, en cuanto lo permitan las circunstancias”.- 
Entre los proyectos constitucionales puede mencionarse: el de 
la Comisión ad-hoc de 1.813 (Cap. XXI, Arts. 22 y 23); el de la 
Sociedad Patriótica (Art. 175) y muy interesante es el Art. 
125 del Proyecto de Constitución de Pedro de Angelis que 
decía: “en las causas criminales el proceso será público y 
cuando la Corte Suprema de Justicia crea que puede 
introducirse el juicio por jurados, lo propondrá al Congreso 
para que lo discuta y autorice”.- (Textos tomados de San 
Martino de Dromi, María Laura: Documentos 
Constitucionales Argentinos, Ediciones Ciudad Argentina, 
1.994, pp. 2116, 2137, 2.432 y 2.480, respectivamente).- 
De esta sucinta relación se observa que desde los orígenes de la 
Nación Argentina, nuestros juristas tuvieron en mente la 
instauración del juicio por jurados. Esa fue nuestra tradición 
que luego fuera volcada en la Carta Magna.-
Pero hay algo más, muy interesante de tratar y es la curiosa 
distinción que se hizo en doctrina y en algunos casos de 
jurisprudencia acerca de si las normas constitucionales que 
establecen el juicio por jurados constituyen un mandato 
programático u operativo para el Congreso. Desde ya 
adelantamos nuestra opinión que son normas operativas por 
las razones que se detallarán a continuación.-
EL JUICIO POR JURADOS EN LA 
CONSTITUCIÓN NACIONAL
Editorial 
#03
COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006    
3
COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES  
/
  MARZO 
2006
pg_0004
En efecto, si bien es cierto que la Constitución Nacional 
cuando se refiere a las Atribuciones del Poder Judicial, en el 
Art. 118 dice en la parte pertinente que: “Todos los juicios 
criminales ordinarios, (...) se terminarán por jurados, luego 
que se establezca en la República esta institución (...)” y que el 
Art. 24 dice textualmente: “El Congreso promoverá la 
reforma de la actual legislación en todos sus ramos, y el 
establecimiento del juicio por jurados”, el Art. 75 
correspondiente a las atribuciones del Congreso, dice que 
“Corresponde al Congreso (lo que significa un mandato) 
(...) 12. “Dictar los códigos (...); y especialmente leyes 
generales para toda la Nación sobre (...) así como sobre 
bancarrotas (...) las que requiera el establecimiento del 
juicio por jurados.- 
Es evidente que el mandato emanado de esta última 
disposición constitucional es total y absolutamente 
imperativo para el Congreso atento que no está supeditado a 
ninguna condición ni plazo. Aún más, el Art. 24 C.N. usa el 
verbo promoverá, que de acuerdo al Diccionario de la Real 
Academia Española, en lo que se refiere al caso tiene dos 
acepciones: 1) “Iniciar o adelantar una cosa procurando su 
logro” y 2) “Activar o dar impulso a una cosa”.  Es decir, que 
la verdadera interpretación que surge de la letra de la 
Constitución es la siguiente: por el Art. 75 Inc. 12 le da 
la orden al Congreso que dicte especialmente la ley 
general para toda la Nación que requiera el 
establecimiento del juicio por jurados, pero como 
todavía a la época de la sanción de la Constitución 
Nacional no existía dicho instituto por el Art. 24 le 
ordena que active o de impulso a tal juicio y, por la 
misma razón en el Art. 118 le ordena al Poder Judicial 
que todos los juicios criminales ordinarios se 
terminarán por jurados, luego que se establezca en la 
República esta institución.-
También hay que poner en claro lo siguiente: que los 
mandatos constitucionales referidos al juicio por 
jurados fueron dirigidos a dos poderes distintos, los 
Arts. 75, Inc. 12 y 24 lo fueron al Congreso y son 
imperativos y el Art. 118 se dirigió al Poder Judicial y 
este sí es un mandato programático porque mientras el 
Congreso por ley no establezca aquel el Poder Judicial 
no lo puede ejercer.- 
De tal modo que el único Poder que es sumamente 
negligente en la cuestión en examen, que desobedece el 
mandato constitucional desde hace 152 años y es el 
culpable de la inexistencia del instituto que se analiza 
es el Poder Legislativo Nacional, encontrándose 
totalmente exento de toda culpabilidad al respecto el 
Poder Judicial.-
La razón por la que se ha dicho que las disposiciones 
constitucionales en estudio son programáticas o sea que sólo 
hacen las veces de un plan o una planificación para un futuro 
(que llamaríamos incierto) se basa en que la Constitución no 
ha impuesto al legislador plazo o término alguno para que 
dicte una ley que establezca el juicio por jurados por lo que ha 
dejado a criterio de los legisladores, la determinación de la 
época en que debe ser establecida. Pero resulta que ninguna de 
las prescripciones de nuestra Carta Magna da término o plazo 
alguno al legislador para que instrumente el instituto de que 
se trate, por lo que todas serían programáticas. A nadie se le 
puede ocurrir que el derecho de propiedad sea programático 
por esa razón, que el derecho de defensa en juicio lo sea por la 
misma o el derecho o el derecho a enseñar y aprender . Con ese 
criterio aún no se habría dictado la Ley Nacional Nº1, de 
donde surge palmariamente que ese argumento carece 
totalmente de juridicidad.-
Ahora bien, la Constitución Nacional en la segunda 
parte, título primero, sección tercera, capítulos primero 
y segundo se refiere específicamente a los jueces 
técnicos, de donde surge claramente que, cuando el 
Poder Legislativo cumpla el mandato de implementar 
el juicio por jurados lo deberá hacer de tal forma que 
coexistan aquellos con estos en una complementación 
que el Congreso de la Nación tendrá que establecer 
mediante la ley respectiva.-
Es evidente que lo expresado hasta aquí no constituye un 
análisis de las ventajas o desventajas del citado instituto ni 
tampoco una formulación de los instrumentos que han de 
gobernarlo, tareas propias de los doctrinarios y del legislador, 
pero sí es una interpretación literal desde nuestro punto de 
vista por supuesto -de los textos constitucionales que se 
refieren al mismo.-
Hacemos votos para que el poder legislativo 
compurgue la mora en que incurrió en el más breve 
tiempo posible cumpliendo con el mandato 
constitucional referido a la instauración del juicio por 
jurados.-
El Director
4
    COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006
//x
pg_0005
Defraudación por 
retención indebida
I. DELITOS CONTRA LA PROPIEDAD
AL LADO DE LOS BIENES 
INHERENTES, INTRÍNSECOS E 
INDISPENSABLES A LA PERSONA 
(VIDA, INTEGRIDAD FÍSICA, 
LIBERTAD, HONOR, ESTADO), EL 
TÍTULO VI DEL LIBRO II PONE FIN 
EN EL CÓDIGO PENAL AL 
INVENTARIO DE FIGURAS 
DESTINADAS -DE MODO 
PREFERENTE- A LA PROTECCIÓN 
DE INTERESES JURÍDICOS 
INDIVIDUALES, Y SE INTRODUCE 
EN LA TUTELA DE ASPECTOS 
EXTRÍNSECOS A LA PERSONA, ES 
DECIR, RELATIVOS A ATRIBUTOS 
QUE NO LE SON ESTRICTAMENTE 
ESENCIALES EN TANTO CABE 
ADMITIR, AL MENOS DESDE UN 
PUNTO DE VISTA ONTOLÓGICO, 
QUE CON PRESCINDENCIA DE SU 
PATRIMONIO LA PERSONA EXISTE 
COMO TAL.
COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006    
5
La propiedad amparada por la ley 
penal excede el restringido ámbito 
del derecho real de dominio 
regulado por la ley civil (art. 2.506 
Código Civil) y se extiende al 
concepto emergente del art. 17 de la 
Constitución Nacional. Comprende 
entonces: a. El dominio; b. Otros 
enlaces jurídicos con las cosas 
constitutivos de derechos reales; c. 
El poder que se dispone o puede 
llegar a tenerse sobre determinados 
bienes en virtud de derechos que 
reconocen su manantial en relacio-
nes personales (obligaciones); y d. 
La tenencia de origen vicioso o 
ilícito, herida sin derecho.
El Código custodia la “propiedad 
común”; la “propiedad especial” 
que se resguarda a través de leyes 
que complementan al evocado 
digesto.
Un denominador común de los 
'delitos contra la propiedad' erige el 
fenómeno de que ellos infunden 
lesión a la riqueza ajena, corolario 
que no sólo altera el patrimonio de 
la víctima sino lo disminuye; reduce 
el activo o aumenta el pasivo.
Estos delitos son multiformes. Para 
su estudio los tratadistas proponen 
pues varias clasificaciones (Carmig-
nani, Carrara, etc.). La que acata los 
esquemas de la ley, atiende al 
núcleo de las acciones tipificadas: a. 
Apoderarse de la cosa: quita a quien 
la tiene (mueble) o excluye al que la 
ocupa (inmueble); b. Hacerse dar la 
cosa: obligando a que la ceda su 
tenedor (extorsión) o engañando 
(defraudación); c. Quedarse con la 
cosa: mediante abuso de confianza o 
de ciertas situaciones particulares; y 
d. Destruir la cosa: dañándola.
De acuerdo a la magnitud de la 
censura se distinguen: a) Las 
defraudaciones (arts. 172 y 173); b) 
Las defraudaciones agravadas (art. 
174) y c) Las  defraudaciones 
atenuadas (art. 175). 
POR JOSÉ LICINIO SCELZI  *
En el campo de la defraudación 
siempre se procede contra la 
voluntad de la víctima, explícita 
o implícita; o pervirtiendo esta 
voluntad por fraude o coacción. 
El consentimiento del sujeto 
pasivo, prestado sin vicio, a 
diferencia de cuanto ocurre 
alrededor de otros delitos, en 
estos surte efectos jurídicamente 
válidos porque los derechos de 
propiedad son renunciables.
II. Estafas y otras defraudaciones
El hurto y el robo agreden la 
tenencia sobre las cosas sin que 
intervenga el ofendido, salvo 
contrastando el desapoderamiento 
furtivo o violento (Capítulos I y II). 
En las estipulaciones del Capítulo 
III, el sujeto pasivo, bajo el influjo 
del temor que siembra el quehacer 
de su victimario, acomete decisiones 
de raigambre económica a favor de 
éste o de un tercero (Capítulo III).
La regla general de la defraudación 
muestra que la voluntad del 
injuriado se halla corrompida por la 
pg_0006
6
    COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006
incidencia de un error, principio del 
que se excluyen algunos supuestos 
específicos. La acción típica del 
verbo defraudar estriba en causar 
una lesión o perjuicio patrimonial, 
sirviéndose de la equivocación que 
deliberadamente se inocula en el 
vulnerado, o aprovechando -en 
forma abusiva y maliciosa- contin-
gencias enroladas en negocios 
jurídicos.
La expresión “defraudaciones” 
engloba dos armaduras típicas: la 
estafa y el abuso de confianza. La 
estafa importa una especie del 
género de las defraudaciones, pues 
toda estafa es una defraudación mas 
no toda defraudación una estafa.
En el plano del derecho comparado 
se descubren sendos estilos para 
legislar acerca de la materia. El 
sistema francés, que enumera las 
diversas manifestaciones de fraude, 
fue incubado por el Código de 
Napoleón y seguido por el Código 
Penal español de 1.822 y su refor-
mas de 1.848 y 1.850, luego abando-
nado en la modificación de 1.983. A 
este adscriben los códigos de Chile, 
Costa Rica y Honduras, entre otros. 
Y el sistema austríaco, que se ciñe a 
sentar una pauta omnicomprensiva 
de la estafa, conforme se aprecia en 
los ordenamientos de Alemania y 
Suiza. Nuestro Código adoptó un 
sistema intermedio.
El autor de estafa desencadena la 
prestación económicamente perjudi-
cial protagonizada por el afectado 
válido de alguna maquinación 
inicial. El fraude determina en el 
engañado ese temperamento 
pernicioso y, de suyo, en la secuen-
cia cronológica es anterior a él (ex 
ante). El que estafa introduce en los 
móviles de su conducta germinal la 
idea de defraudar, y cuando corona 
el acuerdo espurio concibe pues un 
acto antijurídico, nulo por vicio del 
consentimiento.
En los albores del itinerario que 
enmarca el abuso de confianza el 
fraude no acontece, porque el 
primitivo vínculo establecido por las 
partes es legítimo, denota licitud y 
buena fe de los contratantes, opera 
como genuina fuente de derechos y 
obligaciones para ellos, y la activi-
dad fraudulenta recién aflora 
después de haber consagrado esa 
relación originaria, sobreviene a la 
celebración del respectivo himeneo 
(ex post).
La labor de clasificar, según se ha 
visto, suscita el riesgo de enhebrar 
agrupaciones “algo forzadas y 
deformantes” (Soler) pero, a tenor 
del embrión del perjuicio, se 
vislumbran los siguientes deslindes 
en el territorio de las  “defraudacio-
nes”: a) Cometidas por medio de 
fraude (ardid o engaño): con dolo al 
comienzo que induce a la resolución 
nociva (arts. 172; 173, incs. 1, 3, 4, 6, 
8, 9 y  10; 174, inc. 2); b) Perpetradas 
por abuso de confianza, el bien se 
desplaza por acto no vicioso, que 
implica otorgar un poder de hecho 
sobre la cosa. El dolo se inscribe en 
el abuso que se hace de este poder 
de hecho resultante de un acto 
jurídico preexistente y válido (art. 
173, incs. 2, 7, 11, 12, 13 y 14); c) 
Conseguidas por sustracción (art. 
173, inc. 5); d) Consumadas aprove-
chando trances que facilitan o 
permiten concretar el perjuicio 
patrimonial (art. 175, incs. 1, 2 y 3); y 
e) Perfeccionadas por abuso usura-
rio  (art. 175, inc. 4); 
objeto material a causa de título 
legítimo que entraña la obligación 
de restituirlo o de entregarlo a un 
tercero -al cabo de un plazo o 
reunidas ciertas condiciones-, y que 
atropellando el estadío de confianza 
descripto no reverencia a su debido 
tiempo esa restitución o entrega, 
comete el delito analizado, al que 
algunos eruditos denominan 
retención indebida (Fontán Balestra, 
Soler) u omisión de restituir defrau-
datoria (Nuñez); en tanto otros 
llaman, acantonados en la pretérita 
redacción del inc. 2, hogaño abroga-
da, apropiación indebida (Ure, 
Ramos Mejía, Peco, Gómez).
La acción no reposa en apropiarse 
del bien, sino en omitir dolosamente 
la devolución o traspaso en los 
términos acordados; o en negarse a 
respetar -de manera expresa o 
implícita- idéntico deber infringien-
do, sin pretexto legal convalidante, 
el imperativo de transferir la cosa a 
su debido tiempo, o sea, en la 
oportunidad convenida o en ocasión 
de ser colocado en mora cuando no 
existiera término definido contrac-
tualmente, de un modo que abate el 
perjuicio patrimonial inherente a la 
privación y el uso de la cosa 
retenida.
El Código guarece la confianza 
inmersa en el poder obligante del 
acuerdo forjado de buena fe entre 
los contratantes, prohibiendo la 
dolosa interversión del título que 
plasma los deberes contraídos por el 
transgresor. La ley penal también 
tributa así seguridad al tráfico 
comercial.
Se trata de un delito instantáneo, de 
comisión por omisión o de omisión 
impropia.
IV. Antecedentes históricos
Fue menester, en el campo de la 
ciencia jurídica, identificar a través 
de progresivos estudios el sustrato 
de la retención indebida a los efectos 
de asignarle autonomía respecto de 
la figura de hurto, con la que 
primigeniamente se confundía 
En todos los actos de fraude no 
se requieren las miras de 
beneficiar al victimario o a un 
tercero, pues basta el designio 
de mutilar el patrimonio del 
damnificado.
III. Retención indebida
El inc. 2 del art. 173 edifica un 
paradigma de las defraudaciones 
por abuso de confianza, en cuyo 
seno se verifica la ausencia del ardid 
y el engaño. Cualquier persona 
imputable, que tiene en su poder un 
pg_0007
COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006    
7
(furtum impropio). El Código 
francés de 1.810 demarca un hito 
trascendente en la trayectoria del 
reconocimiento de esta versión de 
las defraudaciones por abuso de 
confianza. El derecho ibérico acierta 
al divisar esa diferencia en el 
Código de 1.822, pero el nombre de 
apropiación indebida adquiere 
estado con la reforma de 1.944.
En nuestro medio el delito ya se 
hallaba matriculado en el proyecto 
Tejedor (art. 2, inc. 6, párr. 4, Tít. 
VII, Libro I, Parte II: “negando 
haber recibido, apropiándose o 
distrayendo bienes…”), práctica-
mente transcripto en el Código de 
1.886 (art. 203, inc. 6), tónica además 
preservada en el proyecto de 1.891 
(art. 210, inc. 4). El precepto vigente, 
no obstante, proviene de su similar 
de 1.917, promulgado en 1.922, que 
acuñó las acciones de negarse a 
restituir o no restituir a su debido 
tiempo. Inspiradas en las directivas 
del proyecto de 1.960, las leyes 
17.567 y 21.338 reclutaron además la 
apropiación indebida, cambiando el 
“negarse a restituir” por el “no 
entregare”.
V. Objeto material
La referida retención ilícita puede 
recaer sobre dinero (moneda de 
curso legal o extranjera), en la 
medida que el depósito no sea 
irregular. El depósito de dinero es 
irregular cuando el depositante 
concede al depositario su uso; o, 
aunque no lo conceda o hasta llegue 
a prohibirlo, si deja de arbitrar 
empero la prevención de entregarlo 
en saco o caja cerrada con llave, no 
cediendo ésta, u omite brindar 
algún signo que lo distinga. 
Asimismo rige la irregularidad del 
depósito en la hipótesis que el 
dinero fuera otorgado a expensas de 
un crédito (arts. 2.188, inc. 2; y 2.189 
del Código Civil).
Cabe asimismo que la retención 
concierna a ciertos efectos, encarna-
dos por títulos, documentos o 
valores mercantiles. 
También si incumbe a cualquier otra 
cosa mueble (susceptible de aprecia-
ción pecuniaria, art. 2.311 del 
Código Civil), diferente al dinero y 
los efectos.
La retención indebida de inmuebles 
comporta, en cambio, el delito de 
usurpación (Capítulo VI).
VI. Título jurídico
El título es el presupuesto del 
ligamen jurídico habido entre el 
autor de la retención (tenedor 
originariamente legítimo) y el titular 
de la cosa. Los actos de apodera-
miento, sustracción o recepción 
ilícita descartan la aplicación de este 
canon. La transferencia del objeto 
debe responder a título de tenencia, 
no de dominio o propiedad, y ha de 
evidenciar la entrega de un nuevo 
poder sobre ella a causa de haber 
cesado el anterior. La tenencia 
transferida apareja implicancias 
jurídicas (poder) o un mero poder 
de hecho (custodia), y de allí que se 
sustraigan del tipo -para anotar en 
el hurto- las situaciones que no 
invisten una tenencia autónoma del 
bien pues éste yace dentro de la 
esfera de custodia del tenedor 
principal.
El título impone devolver aquello 
que se ha recibido.
El bien cuya retención interesa a la 
presente figura, tuvo que ser 
inicialmente confiado a cobijo de 
depósito (arts. 2.182 y s.s. del 
Código Civil y 572 del Código de 
Comercio), comisión (arts. 1.869 y 
s.s del Código Civil y art. 232 del 
Código de Comercio), administra-
ción u otro título (locación, usufruc-
to, sociedad, etc.) que engendre el 
compromiso de transferir o reem-
bolsar.
Alojada la cosa en depósito regular, 
la no restitución de ella o la demora 
en hacerlo, siempre da lugar a 
delito.
Sin embargo, la retención del bien 
situado en depósito irregular nunca 
implicará este injusto en mérito a 
que la naturaleza consumible y 
fungible de la cosa autoriza al 
depositario a extinguir su obligación 
restituyendo otro tanto de la 
cantidad de cosas depositadas con 
tal que sean de homóloga especie 
(art. 2.220 del Código Civil), lo cual 
supone endilgar al depositario el 
dominio sobre tales objetos (art. 
2.191 del Código Civil).
El depósito de dinero ha instado 
fecundos debates en la doctrina 
española, por cuanto el dinero es 
por excelencia un bien fungible 
y, en esta condición, no reinaría 
resquicio para interpretar 
delictiva su retención. 
De allí que algunos autores predi-
can, empeñados en demostrar la 
efectiva existencia de ilicitud, que en 
los casos de entrega confiada del 
dinero en depósito, comisión o 
administración, cuando no conver-
gen los factores de la administración 
fraudulenta, cumple atisbar que el 
bien jurídico defendido al compás 
del tipo de la retención indebida 
soslaya el derecho de propiedad 
atinente a la cosa para centrar la 
custodia legal en el derecho de 
crédito (entendido como el derecho 
al cumplimiento de las obligacio-
nes), mancillado ante la omisión -en 
que incurre el autor- de reponer la 
suma confiada a su debido tiempo. 
Ferrater Sama enseña que el delito 
sucede si “al momento de la 
apropiación el depositario no tiene 
bienes suficientes para responder de 
la cantidad” (criterio de la solven-
cia) o si procedió con ánimo de 
lucro. Manjón-Cabeza desarrolla el 
“criterio de la disponibilidad 
limitada”, en función del cual la 
sanción penal se aplica sobre la 
retención del “débito” y no de los 
intereses o sumas ordenadas a 
indemnizar daños y perjuicios.
En rumbo afín, por ejemplo el art. 
341.1 del Código Penal francés de 
pg_0008
8
    COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006
intimación, apto para probar su 
contenido, recepción y autenticidad 
(carta documento, telegrama 
colacionado, acta notarial, etc.), 
judicial o extrajudicial, por el que se 
le ofrende plazo razonable y 
suficiente a los efectos de que la 
cosa sea reintegrada, vencido el cual 
y verificada la omisión de la entrega 
que se conminó, el delito lucirá 
perpetrado.
Será menester apelar a esa interpela-
ción previa cuando el plazo para la 
devolución de la cosa fuera incierto, 
tácito (no está fijado pero nace de la 
misma naturaleza de lo prometido), 
o de ejecución inmediata (las partes 
acuerdan que puede reclamarse la 
restitución cuando se quiera). Si la 
obligación carece de plazo concerta-
do, ha de acudirse a la autoridad 
judicial con el propósito de que 
subsane este extremo. 
IX. Consumación
Acaecido el perjuicio en el patrimo-
nio de la víctima o de un tercero, 
daño que ha de ser efectivo y no 
meramente potencial, el injusto 
queda perfilado. 
En algunos asuntos, la averiguación 
de la conducta punible demanda 
practicar una rendición de cuentas, 
que no importa cuestión previa ni 
prejudicial. 
* José Licinio Scelzi, autor de los libros 
“Defraudación por retención indebida” y 
“Delitos Aduaneros”. Profesor de Derecho 
Penal-Parte Especial, en la U.C.A.. Jurado 
de Enjuiciamiento de Jueces, Fiscales y 
Defensores Oficiales de la Ciudad Autónoma 
de Buenos Aires. Ex Vicepresidente de la 
Asamblea de Delegados e integrante del 
Consejo Directivo del Colegio Público de 
Abogados de la Capital Federal. En la 
actualidad, es codirector de la Comisión de 
Justicia de esta entidad.
ilícito aunque no surja la presencia 
de un animus rem sibi habendi, 
dado que resultaría así aprobado 
que el agente realizara maniobras 
-durante el período de la tenencia 
pactada- que congenian con las de 
señor de la cosa (por ejemplo, 
pignorar el bien), sin que ello 
simbolice cometer el delito si, a su 
debido tiempo, fuera honrada la 
exigencia de entregar o restituir. Ese 
uso no autorizado franquearía acaso 
el reproche de las responsabilidades 
oriundas del unitario incumplimien-
to civil.
Para perfeccionar esta defraudación 
es suficiente la negativa o la demo-
ra, no más, cuenta habida que la 
figura silencia la apropiación como 
expreso elemento subjetivo del 
injusto (Soler, Bacigalupo, Fontán 
Balestra, Nuñez, Terán Lomas, 
Buompadre). El que retiene proyec-
ta tal vez regresar la cosa en algún 
otro momento; el que se la apropia 
“no piensa ni por un instante en la 
reposición” (Rodríguez Devesa 
Serrano).
La “negativa a restituir” implica 
rehusar el reenvío de la cosa. La “no 
restitución a su debido tiempo” 
equivale a relegar la oportuna 
devolución.
Para ser punible la retención debe 
ser ilegítima. El obligado no ha de 
contar con derecho a retener la cosa 
(arts. 3.939 y s.s. del Código Civil).
El dolo del autor engarza en la 
conciencia de que rige su sujeción a 
entregar o devolver y la voluntad de 
no hacerlo, o no hacerlo a su debido 
tiempo. 
VIII. Debido tiempo
Cuando fue pactada la fecha u 
ocasión en que el bien ha de ser 
restituido, ese instante precisa el 
tiempo de debido retorno.
Si ello no se aclaró entre las cláusu-
las convenidas, cabe constituir en 
mora al obligado para que su 
omisión devenga penalmente típica 
(art. 509 del Código Civil), emplean-
do un mecanismo fehaciente de 
1.992 retrata el “abus de confiance” 
como “el hecho por el que una 
persona desvía en perjuicio de otro 
fondos, valores o un bien cualquiera 
que le hayan sido entregados y que 
ella los haya aceptado con la 
obligación de devolverlos… o de 
hacer de ellos un uso determinado”, 
modalidad compatible, en nuestro 
catálogo, con la administración 
fraudulenta. Bacigalupo opina que 
todas las acepciones remembradas 
sacrifican el sentido propio del 
dinero como bien fungible y que, 
por consiguiente, sólo es atinado 
discutir en derredor del esbozo de 
un nuevo tipo penal.
El distingo entre la “retención 
indebida” y la “administración 
fraudulenta” exalta que en la 
primera la cosa es entregada 
confiando en que se ha de 
cumplir con la obligación de dar 
o retornar; mientras en la 
segunda, se cede la facultad del 
manejo de la administración o el 
cuidado de bienes, apostando 
que esta gestión se sustanciará 
lealmente.
VII. Acciones típicas
Las conductas punibles han sido 
apreciadas desde dos perspectivas. 
Una, basada en la noción de 
apropiación y en los antecedentes 
españoles e italianos, asevera que la 
materialidad del delito no estriba en 
la negativa o demora de restituir o 
entregar la cosa, sino en la apropia-
ción, traducida en comportamientos 
equivalentes o análogos a los que 
corresponden al ejercicio de un 
derecho de propiedad sobre ella 
(Ure, Peco, Oderigo, Ramos Mejía, 
Ramos). 
La restante visión, encumbra la 
naturaleza omisiva de la conducta 
típica, en términos que ilustran la 
alternativa de reputar cometido el 
//x
pg_0009
COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006    
9
Jurisprudencia
EN EL FALLO QUE A CONTINUA-
CIÓN SE TRANSCRIBE SE ANALIZA 
LA DEUDA EXTERNA CONTRAÍDA 
EN EL LAPSO 1.976/83.-
EXPTE N° 7.723/98 CAUSA 14467- 
"OLMOS, ALEJANDRO S/DCIA"  
JUZGADO NACIONAL EN LO 
CRIMINAL Y CORRECCIONAL 
FEDERAL N° 2 DE LA  CAPITAL 
FEDERAL - SECRETARÍA N°4 - 
13/07/2000
DEUDA EXTERNA - EVOLUCIÓN 
DEL ENDEUDAMIENTO 
ARGENTINO  
RESPONSABILIDAD POLÍTICA - 
PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN 
PENAL. SOBRESEIMIENTO
"Ha quedado evidenciado en el 
trasuntar de la causa la manifiesta 
arbitrariedad con que se conducían 
los máximos responsables políticos 
y económicos de la Nación en 
aquellos períodos analizados. Así 
también se comportaron directivos y 
gerentes de determinadas empresas 
y organismos públicos y privados; 
no se tuvo reparos en incumplir la 
Carta Orgánica del Banco Central de 
la República Argentina; se facilitó y 
promulgó la modificación de 
instrumentos legales a fin de 
prorrogar a favor de jueces extranje-
ros la jurisdicción de los tribunales 
nacionales; inexistentes resultaban 
los registros contables de la deuda 
externa; las empresas públicas, con 
el objeto de sostener una política 
económica, eran obligadas a 
endeudarse para obtener divisas 
que quedaban en el Banco Central, 
para luego ser volcadas al mercado 
de cambios; se ha advertido también 
la falta de control sobre la deuda 
contraída con avales del Estado por 
las empresas del Estado.-
Todo ello se advirtió en no menos 
de cuatrocientos setenta y siete 
oportunidades, número mínimo de 
hechos que surge de sumar cuatro-
cientos veintitrés préstamos exter-
nos concertados por YPF, treinta y 
cuatro operaciones concertadas en 
forma irregular al inicio de la 
gestión y veinte operaciones 
avaladas por el Tesoro Nacional que 
no fueron satisfechas a su venci-
miento."
"A ellos deben agregarse los 
préstamos tomados a través del 
resto de las Empresas del Estado y 
sus organismos, así como el endeu-
damiento del sector privado que se 
hizo público a través del régimen 
del seguro de cambio.-
Empresas de significativa importan-
cia y bancos privados endeudados 
con el exterior, socializando costos, 
comprometieron todavía más los 
fondos públicos con el servicio de la 
deuda externa a través de la 
instrumentación del régimen de 
seguros de cambio." 
En esta sección se publicarán fallos jurisprudenciales de valor histórico, 
así como aquellos que sentaron trascendente doctrina.
"La existencia de un vínculo 
explícito entre la deuda externa, 
la entrada de capital externo de 
corto plazo y altas tasas de 
interés en el mercado interno y 
el sacrificio correspondiente del 
presupuesto nacional desde el 
año 1976 no podían pasar 
desapercibidos en autoridades 
del Fondo Monetario 
Internacional que supervisaban 
las negociaciones económicas."
"Ahora bien toda vez que la única 
persona que fuera procesada en esta 
investigación resulto sobreseída en 
virtud de operar la prescripción de 
la acción penal, previo archivo de 
las actuaciones habré de efectuar 
pg_0010
10
    COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006
una serie de consideraciones que 
estimo pertinentes, dada la trascen-
dencia del objeto procesal investiga-
do en este expediente."
"En primer lugar el archivo de la 
presente causa no debe resultar 
impedimento para que los miembros 
del Honorable Congreso de la 
Nación evalúe las consecuencias a 
las que se han arribado en las 
actuaciones labradas en este 
Tribunal para determinar la eventual 
responsabilidad política que pudiera 
corresponder a cada una de los 
actores en los sucesos que provoca-
ran el fenomenal endeudamiento 
externo argentino. En dicha inteli-
gencia el Sr. Fiscal en su dictamen 
donde solicita el cierre de las 
actuaciones acertadamente advierte 
que dos posibilidades existían 
cuando en el mes de abril de 1.982 se 
inició la presente causa, sostener que 
se trataba de una cuestión política no 
judiciable y archivar la causa allí sin 
realizar investigación alguna; o bien 
abordar la investigación para recién 
luego arribar a tal conclusión; creo, 
entonces, que en ese momento nos 
encontramos ya que ninguna duda 
cabe en cuanto a la dirigida política-
económica adversa a los intereses de 
la Nación se llevó adelante en el 
período 1976/83. En tal sentido los 
importantes peritajes realizados por 
notables expertos en materia 
económica a lo largo del desarrollo 
de esta investigación podrán servir 
de imponderable ayuda para los 
legisladores, lo cual habrá de 
justificar la extensión de la presente, 
so pretexto de acercar en forma 
armoniosa y rápida en un único 
documento las cuestiones sustancia-
les que se fueron elaborando, de allí 
el excesivo tiempo que ha insumido 
su preparación, en la que sólo pudo 
contarse con un asistente técnico-
económico para su compulsa y 
redacción.- 
Así pues, deseo recalcar la impor-
tancia que pudieran llegar a tener 
cada una de las actuaciones que se 
sustanciaron en el desarrollo de este 
sumario, las que, sin lugar a dudas, 
resultarán piedra fundamental del 
análisis que se efectué para verificar 
la legitimidad de cada uno de los 
créditos que originaron la deuda 
externa argentina." 
ciar y sostener empresas y negocios 
privados -nacionales y extranjeros- 
en desmedro de sociedades y 
empresas del Estado que, a través 
de una política dirigida, se fueron 
empobreciendo día a día, todo lo 
cual, inclusive, se vio reflejado en 
los valores obtenidos al momento de 
iniciarse las privatizaciones de las 
mismas."
"En efecto, debe recordarse que el 
país fue puesto desde el año 1.976 
bajo la voluntad de acreedores 
externos y en aquellas negociaciones 
participaron activamente funciona-
rios del Fondo Monetario Interna-
cional, con lo cual aparecería de 
buen grado una nueva asistencia 
que mejorara sustancialmente la 
actual posición económica que luce 
el país, dando así razón a su 
controvertida existencia."
"Con todo ello, no existiendo 
imputados en la causa, conforme se 
manifestara el Sr. Fiscal (fs 5806, 
5832/5899) oportunamente y dando 
por concluida la actividad jurisdic-
cional en tal sentido, es que;
RESUELVO:
1) SOBRESEER 
DEFINITIVAMENTE en la presente 
causa N° 14.467(expte 7723/98) en 
la que no existen procesados (art. 
434 inc. 2° del Código de Procedi-
mientos en Materia Penal).-
2) REMITIR copia de la presente 
resolución (mediante disco) y poner 
las actuaciones a disposición de las 
HONORABLES CÁMARAS DE 
SENADORES Y DIPUTADOS DEL 
CONGRESO DE LA NACIÓN para 
su consulta o extracción de copias 
de las piezas procesales que se 
indiquen a los efectos que estimen 
conducentes."
JORGE LUIS BALLESTERO. 
Juez
"El gobierno constitucional, en 
junio de 1.984, se dirigió al 
Fondo Monetario Internacional 
exponiendo la situación hereda-
da, el deterioro económico a 
partir del fracaso de la política 
en ese sentido practicada 
durante el gobierno de facto, 
reclamando condiciones más 
adecuadas para cumplir los 
compromisos. Tal vez ha llegado 
el momento de reiterar similar 
petición para lograr una reduc-
ción en los costos financieros de 
la deuda, sin perjuicio de otras 
ventajas que pudieran obtenerse 
de los países acreedores; pero, 
como se va esbozando, resultan 
otros los poderes llamados a 
tomar tan complejas decisiones."
"Es por estas razones que remitiré 
copia de la presente resolución al 
Honorable Congreso de la Nación 
para que, a través de las comisiones 
respectivas, adopte las medidas que 
estime conducentes para la mejor 
solución en la negociación de la 
deuda externa de Nación que, 
reitero, ha resultado groseramente 
incrementada a partir del año 1.976 
mediante la instrumentación de una 
política-económica vulgar y agra-
viante que puso de rodillas el país a 
través de los diversos métodos 
utilizados, que ya fueran explicados 
a lo largo de esta resolución, y que 
tendían, entre otras cosas, a benefi-
//x
pg_0011
COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006    
11
Fallo interesante 
dictado por la 
Corte Suprema de Justicia de la Nación
R., M. A. S/ RETARDO DE 
JUSTICIA EN AUTOS: 'R., M. A. 
C/ OSECAC Y OTROS S/ 
RESPONSABILIDAD MÉDICA'
RETARDO DE JUSTICIA. 
DENUNCIA. DEMORA EN EL 
LLAMAMIENTO DE AUTOS 
PARA SENTENCIA. 
CONFIGURACIÓN. DERECHO A 
OBTENER UN 
PRONUNCIAMIENTO RÁPIDO 
DENTRO DE UN PLAZO 
RAZONABLE. PROCEDENCIA. 
COMUNICACIÓN AL CONSEJO 
DE LA MAGISTRATURA.
R. 1.990. XLI. "R., M. A. S/ 
RETARDO DE JUSTICIA EN 
AUTOS: 'R., M. A. C/ OSECAC Y 
OTROS S/ RESPONSABILIDAD 
MÉDICA'".
Buenos Aires, 20 de diciembre de 
2005. 
Autos y Vistos; Considerando: 
1°) Que el presentante denuncia 
ante esta Corte que la Sala II de la 
Cámara Nacional de Apelaciones en 
lo Civil y Comercial Federal estaría 
incurriendo en retardo de justicia al 
no haber resuelto aún el recurso de 
apelación deducido en la causa "R., 
M. A. c/ OSECAC s/ 
responsabilidad médica", que habría 
ingresado a ese tribunal el 10 de 
febrero del corriente año. 
2°) Que ante un primer pedido de 
informes formulado la cámara hizo 
saber que el pasado 25 de 
noviembre se habían llamado autos 
para sentencia y que el expediente 
se hallaba a estudio en la vocalía del 
doctor Mario Hugo Lezana (fs. 6). 
Cuestionada por el interesado tal 
información, el Tribunal requirió, 
con carácter urgente, un nuevo 
informe así como la remisión de 
fotocopias de diversas actuaciones 
(fs. 13). Ante el silencio observado 
por el organismo oficiado, el 
requerimiento fue reiterado a fs. 15, 
fijándose un plazo de 24 horas para 
satisfacerlo. Como respuesta a esta 
última solicitud sólo fueron 
remitidas las copias pedidas.
3°) Que de las constancias 
documentales acompañadas se 
desprende que la causa de 
referencia ingresó al tribunal de 
alzada el 20 de septiembre de 2004 
y, tras su devolución al juzgado de 
origen para que se practique una 
notificación omitida, fue elevada 
nuevamente el 10 de marzo de 2005. 
En virtud de las excusaciones de 
algunos de sus integrantes, la 
conformación definitiva del 
Tribunal fue comunicada a las 
partes el 6 de abril y el 31 de mayo 
se pusieron los autos en la oficina 
para la presentación de las 
expresiones de agravios. Agregados 
los memoriales y sus contestaciones, 
el 5 de agosto -siempre del año en 
curso-, el actor solicitó el pase a 
sentencia. Tal petición sólo fue 
atendida mediante la providencia 
del 30 de noviembre de 2005 
mediante la cual se enmendó el 
error incurrido en despachos 
anteriores y se hizo saber a los 
litigantes que las actuaciones habían 
pasado a estudio de la vocalía del 
doctor Lezana desde el 25 del 
mencionado mes y año. 
4°) Que, como reiteradamente lo ha 
sostenido esta Corte, la garantía 
constitucional de la defensa en juicio 
incluye el derecho a obtener un 
pronunciamiento rápido dentro de 
un plazo razonable (Fallos: 287:248; 
289:181; 300:1102; 305:913; 
315:2.173). En la hipótesis, dicho 
plazo está reglado expresamente 
por el Artículo 34, inc. 3°, ap. c, del 
Código Procesal Civil y Comercial 
de la Nación y, como quedó antes 
expresado, no ha sido debidamente 
observado toda vez que el 
llamamiento de autos para sentencia 
estuvo en condiciones de decretarse 
con mucha anterioridad a la fecha 
en que efectivamente se lo dispuso 
(Artículo 268 del código citado). 
pg_0012
12
    COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006
5°) Que, en esas condiciones, frente al 
fundado reclamo del interesado y la 
desaprensiva actuación del tribunal a 
quo demostrada en la injustificada 
dilación en dar, en forma oportuna, el 
adecuado cauce legal a las 
actuaciones a pesar de tratarse de un 
asunto de la mayor gravedad, se 
configura aquí un verdadero 
supuesto de retardo de justicia (confr. 
doctrina de Fallos: 322:663; 323:747; 
324:1944, entre otros).
6°) Que, en consecuencia, toda vez 
que la situación ocasionada por la 
demora incurrida afecta la garantía 
de raigambre constitucional, 
precisada en el considerando 4° de 
la presente, con arreglo a lo 
dispuesto por el Artículo 24, inc. 5°, 
del Decreto Ley Nº 1.285/58, 
corresponde emplazar a los 
magistrados de la Sala II de la 
Cámara Nacional de Apelaciones en 
lo Civil y Comercial Federal para 
que dicten sentencia en el plazo de 
cuarenta y ocho horas de recibida 
esta incidencia. Asimismo, cabe 
poner en conocimiento del Consejo 
de la Magistratura la actuación del 
doctor Mario Hugo Lezana a los 
fines que se estimen pertinentes.
Por ello, se admite la denuncia por 
retardo de justicia y se ordena la 
remisión del expediente a la Sala II 
de la Cámara Nacional de 
Apelaciones en lo Civil y Comercial 
Federal para que, en el término de 
cuarenta y ocho horas de recibido, 
se dicte sentencia la que deberá ser 
inmediatamente comunicada a esta 
Corte. Ofíciese al Consejo de la 
Magistratura, con copia de la 
presente resolución y de las 
actuaciones, poniendo en 
conocimiento la actuación del 
doctor Mario Hugo Lezana, a los 
fines que corresponda. Notifíquese 
al denunciante con habilitación de 
días y horas y remítase. 
Enrique Santiago Petracchi - Elena I. 
Highton de Nolasco - Carlos S. Fayt - 
Juan Carlos Maqueda - E. Raúl 
Zaffaroni - Ricardo Luis Lorenzetti - 
Carmen M. Argibay.
//x
Av. de Los Inmigrantes 1950
Piso 1  (1104) Oficina 169
Tel.: (011) 4312-3841
Señor Profesional:
Encuentre la comodidad que Ud. necesita en Tribunales. 
Asóciese a nuestro Colegio por una mínima cuota anual 
y dispondrá de las instalaciones ubicadas dentro del mismo 
Palacio e Inmigrantes, en donde podrá contar con:
Colegio de Procuradores
de la Ciudad de Buenos Aires
Asimismo, se extienden estas comodidades a los
estudiantes de derecho que se asocien al Colegio
colegio@procuradorescapital.org.ar          
www.procuradorescapital.org.ar
BIBLIOTECA
FOTOCOPIADORA
COMPUTADORA
INTERNET
JURISPRUDENCIA
MÁQUINA DE ESCRIBIR
FAX, ETC.
Palacio de Justicia
Talcahuano 550 - Planta Baja (1013)
Oficina 2068 - Tel./Fax: (011) 4371-2926
pg_0013
COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006    
13
Reflexiones para 
meditar
POR EL GURÚ JURÍDICO
ALGUNOS PENSAMIENTOS 
QUE AYUDAN A LA FORMA-
CIÓN ESPIRITUAL DEL HOM-
BRE DE DERECHO.
 
Buscamos nuestra salvación en el 
Estado, a pesar de que la historia y 
la experiencia de todos los tiempos, 
han demostrado que el sendero de 
la felicidad es personal y solitario. El 
Estado está constituido por indivi-
duos, y cada hombre puede mejorar 
el pensamiento y la conducta de por 
lo menos un ciudadano: Él mismo. 
Tomemos conciencia de esta 
ineludible verdad, y depositemos 
menos fe en los grandes esquemas 
de políticos insignificantes -aunque 
sean bienintencionados- propuestos 
para salvar sus pueblos o reformar 
sus países; comprendamos que 
podemos lograr una mayor felicidad 
para el mundo, solamente si antes la 
hallamos en nosotros mismos. 
Abundan los reformadores que 
aspiran a reformar a todo el mundo, 
excepto a sí mismos.
Paul Brunton
Las águilas vuelan solitarias, 
pero las ovejas se juntan en 
rebaño.
Ciro “El Grande”
En todo lo que te sucediere, conside-
ra en ti mismo el medio que tienes 
de defenderte. Por ejemplo: si ves 
una hermosa mujer, advierte que 
tienes la templanza, que es un 
poderoso medio para oponer a la 
hermosura. Si estás obligado a 
emprender algún trabajo penoso,  
recurre a la Constancia. Si te han 
hecho alguna injuria, ármate de la 
Paciencia. Y si te acostumbras a 
obrar de esta manera siempre, nunca 
el mundo tendrá poder sobre ti.
Epicteto
Lo que el sabio desea lo busca en sí 
mismo; el necio lo busca en los 
demás.
Confucio
De la elevación de nuestro 
ánimo, más que de lo favorable 
o adverso de la suerte, depende-
rá que nuestra vida sea fructuo-
sa o estéril.
 Winfred  Rhoades
La persuasión de las multitudes es 
una de las artes más antiguas; ahora 
es una ciencia que utiliza mecanis-
mos y técnicas psicológicas. Estas 
técnicas al igual que las armas 
nucleares son el gran descubrimien-
to de nuestra época, ellas permiten 
modelar a los hombres y trocarlos 
en autómatas “compradores” de 
todo, desde pasta dentífrica y 
“Beatles” hasta presidentes, la 
guerra atómica y el propio aniquila-
miento.
Ludwing Van Bertalanfly
“Los hombres vacilan muchas veces 
antes de dar el primer paso porque 
se figuran que no habrán de 
alcanzar el fin propuesto en su 
plena integridad, esa actitud 
espiritual es, cabalmente, el mayor 
de cuantos obstáculos se oponen al 
progreso, pero cada uno de noso-
tros, con un pequeño esfuerzo de 
voluntad puede allanar.
alcanzar el fin propuesto en su 
plena integridad, esa actitud 
espiritual es, cabalmente, el mayor 
de cuantos obstáculos se oponen al 
progreso, pero cada uno de noso-
tros, con un pequeño esfuerzo de 
voluntad puede allanar.
Mahatma Gandhi        
AVISO FÚNEBRE
El Consejo Directivo del Colegio 
de Procuradores de la Ciudad de 
Buenos Aires, participa el 
fallecimiento del querido 
consocio que fuera protesorero 
de la Institución y corrector de 
esta revista, don Jorge Antonio 
Mundani Ugarte quien deja 
imborrables estelas de recuerdos 
por las innumerables condicio-
nes humanísticas que poseía. Es 
el deseo de los amigos que supo 
cultivar por su hombría de bien, 
elevado espíritu y singular 
inteligencia que descanse en paz 
en el seno del señor.-
pg_0014
14
    COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006
Juicios acerca del 
Procurador y su ámbito
(TRANSCRIPTOS DE LA 
REVISTA DEL COLEGIO DE 
ABOGADOS DE LA PLATA TºIX 
Nº17 DE 1.966 PÁGS. 281/282 CON 
TÍTULO ADAPTADO A LA 
PRESENTE REVISTA).-
Cuando el juez es necio, el letrado 
flojo y el procurador también 
¡Guay de quien pleito tien!
Francisco Rodríguez Marin
El resultado de mi proceso me es 
completamente indiferente; y que 
me importa un bledo que me 
condenen, suponiendo que el 
proceso termine algún día, lo que 
me parece dudoso. Creo, más bien, 
que la pereza, la negligencia y aún 
el mismo temor de los funcionarios 
de la justicia les ha llevado ya a 
interrumpir la instrucción del 
proceso.
De no ser así, esto terminaría 
pronto. Es posible también, que 
prosigan el asunto con la esperanza 
de obtener algún beneficio, pero se 
equivocarían. Lo puedo decir desde 
ahora pues no me propongo 
sobornar a nadie.
Franz Kafka
En un lugar que me callo
para que de él no te rías
tuvo un pleito un tal Matías
sobre propiedad de un gallo.
Tanto el pleito dio que hablar
Y tanto tiempo duró
que, cuando a su fin llegó
nadie pudo averiguar
si aquel gallo discutido,
causa del litigio fiero
estaba en el gallinero
o si estaba ya comido.
Y crecieron las porfías,
que ocasión dieron al fallo
pasando y pasando días.
De Matías y de gallo
se formó galimatías
Manuel del Palacio
La defensa del derecho es un acto de 
conservación personal y, por 
consiguiente, un deber de quien 
llega a ser lesionado, para consigo 
mismo.
Von Ihering
Pero, mire usted, todo eso de las 
leyes no es más que conversación. 
Los magistrados están lejos y el 
cacique está cerca. El gobierno 
necesita tener asegurada la 
mecánica de las elecciones y al 
que le amasa los votos le entrega 
desde Madrid, la comarca de un 
feudo.
Emilia Pardo Bazán
El caserón más inhóspito y más 
sombrío de la Ciudad, al no ser apto 
para nada, era utilizado para 
albergar la curia judicial. 
Incomodidad ante todo; ausencia de 
la más leve nota de bienestar 
material; asentamiento indigno, 
falto del más elemental decoro, 
dejando al descubierto, hecho 
jirones, el marco de la función más 
sagrada del Estado.
¿Alfombras? ¿Tapices? ¿Cortinas? 
¿Calefacción?.... Déjeme Ud. reír. 
Los suelos sin emparcar, con sus 
ladrillos al aire, rotos y ennegreci-
dos; las paredes, en general, 
húmedas, con la pintura embebida y 
con el papel raído y despegado; la 
mesa de trabajo del juez, afalcada, 
de una modestia insultante; las de 
secretaría, apolilladas, carcomidas, 
salpicadas de manchas.
Fernando Casas Mercadé
pg_0015
COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006    
15
Sectas: 
efectos y consecuencia 
POR VÍCTOR HUGO BALSAS
HACE ALGUNOS AÑOS, LOS 
RESULTADOS DE UN SONDEO 
CALLEJERO REALIZADO POR 
EL CENTRO DE ESTUDIOS DE 
OPINIÓN PÚBLICA (CEOP) 
REVELARON QUE EL 82% DE LA 
GENTE CREÍA EN DIOS. DE LOS 
QUE NO CREÍAN, LA GRAN 
MAYORÍA ADUJO LA FALTA DE 
RESPUESTAS DE LAS 
INSTITUCIONES Y LA CRISIS 
SOCIAL O CRISIS DE 
ESPERANZA.
Este cóctel habría ocasionado que, 
en los ‘80 y parte de los ‘90, mucha 
gente se volcara a las soluciones 
sobrenaturales y las religiones 
alternativas, también llamadas 
doctrinas, cultos o refugios espiri-
tuales subterráneos.
En nuestro país se movilizan más de 
tres millones de personas en torno a 
los llamados movimientos religiosos 
y existen más de mil cultos inscrip-
tos en la Cancillería. Varios de estos 
grupos son considerados o nombra-
dos como Sectas, aunque ciertos 
autores ligados  especialmente a la 
Sociología se refieran a ellos como 
"Nuevos Movimientos Religiosos".
La palabra "Secta" tiene su origen en 
la raíz latina y significa: "Seguir, 
marchar detrás de", "Tomar por 
guía" o, en un sentido más preciso, 
"Seguir la inspiración de los precep-
tos de". Sin embargo, la definición 
más común de la palabra Secta lo da 
un grupo de personas unidas por un 
líder y una doctrina no católica.
Es indudable que las actuales 
condiciones socio económicas, la 
inseguridad y la crisis por la que 
atraviesan las principales institucio-
nes favorecen o de alguna manera 
crean el ambiente apropiado para 
que el individuo se vea tentado por 
soluciones mágicas o cuando  
menos facilistas; las mismas solucio-
nes que, según proclaman, están en 
condiciones de ofrecer estos grupos.
Desde sus orígenes el hombre 
necesita creer o aferrarse a algo 
superior, invoca fortaleza y respues-
tas divinas en imágenes religiosas y 
no resulta casual que nombre a Dios 
y se encomiende a su voluntad, 
especialmente en situaciones de 
crisis o cuando no  encuentra 
respuestas dentro de sí mismo ni la 
suficiente contención en el contexto 
donde se halla inmerso.
Las palabras del Licenciado A. Las 
Heras, Investigador de Sectas, 
reflejan claramente esta situación: 
"Cualquier persona podrá ser 
captada por una secta si se la 
aborda en un determinado 
momento, si no está preparada y 
vive en estado permanente de 
desarmonía y  angustia. Esa 
persona es la mejor víctima, la 
más vulnerable".
En consecuencia, cabe preguntarse 
cuándo una religión o movimiento 
religioso puede convertirse en una 
secta. ¿Cuáles son los límites? 
¿Quién los establece?
El diccionario de la Real Academia 
Española, define a una Secta de 
varias formas: 
1) "Un conjunto de seguidores de una 
parcialidad religiosa o ideológica".
2) "Una Doctrina religiosa o ideoló-
gica que se diferencia o independiza 
de la otra".
3) "Un conjunto de creyentes con 
una doctrina particular o de fieles a 
un culto que la Iglesia considera 
falsa".
pg_0016
16
    COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006
Desde la psicología se analizan los 
métodos que se utilizan. En este 
ámbito es muy común definir la 
palabra Secta como un movimiento 
totalitario caracterizado por la  
adscripción de personas totalmente 
dependientes de las ideas del líder y 
de las doctrinas del grupo dirigidas 
por él mismo.
Más allá de las definiciones es 
substancial comprender que no 
importa tanto el origen o los 
dogmas de estos grupos, sino los 
métodos que utilizan y la sujeción 
que puedan llegar e ejercer sobre el 
individuo, suprimiendo sus liberta-
des individuales y su derecho a la 
intimidad. Es, en sí mismo, el 
apartamiento a la legalidad lo que 
hace que un movimiento deje de ser 
religioso; es la violación de los 
derechos más elementales; el abuso 
físico; el sistema totalitario de 
premios y castigos; la coerción 
psicológica para lograr el control de 
la conducta; los programas de 
manipulación mental; el bombardeo 
subliminal continuado. Todas 
acciones para obtener la total 
persuasión y un falso sentido de 
pertenencia que, potenciado con el 
efecto grupal (o de masificación), 
harán que el individuo pierda 
gradualmente su voluntad, su 
capacidad para razonar y, al cabo, 
decidir.
De hecho, estos grupos tienen una 
estructura teocrática y vertical. 
Poseen formas de funcionamiento 
mental muy regresivas, con un 
predominio de lo interior sobre lo 
exterior.  Detentan como rasgo 
común el odio al aprendizaje a 
través de la experiencia, porque el  
aprendizaje así entendido es una 
función meramente racional. No se 
quiere reconocer la experiencia ni la 
necesidad de aprender, como así 
tampoco los procesos evolutivos. Se  
pretenden soluciones en lo inmedia-
to, donde un deseo deja de serlo 
para convertirse automáticamente 
en una realización, aunque esa 
realización constituya meramente 
un espejismo o bien una especie de 
sugestión mental.
Una joven de veintitrés años, 
estudiante universitaria, que hacía 
poco tiempo había dejado definiti-
vamente su familia para ocupar un 
espacio de liderazgo en cierto 
movimiento religioso, decía: 
«Nunca me iría de acá. Mi vida ya 
es ésta. Me sentiría en desventaja si  
tuviera que volver a empezar 
afuera. Ni siquiera me interesa 
volver a ver a mis viejos. Después 
de todo este tiempo ya no quiero 
tener recuerdos del otro mundo».
El otro mundo significaba la socie-
dad, su familia y compañeros de 
facultad. Esa joven había descubierto 
la comunicación que quizá se le 
venía negando en su ámbito familiar; 
había encontrado los mecanismos 
que le presentaban soluciones a sus 
carencias humanas y su razón de ser 
en los preceptos de la doctrina que le 
imponía su líder (mal llamado Padre 
Espiritual). Uno de esos mecanismos 
era la experiencia afectiva intensa 
que le brindaba el grupo sectario, 
una especie de masificación que le 
servía como defensa ante los 
problemas cotidianos.
Ella tenía la necesidad de un guía, 
de compañía, de alguien que le 
resolviera su incertidumbre existen-
cial. No le importaba quizá lo que 
estaba dando a cambio (ya había 
donado todos sus bienes para 
contribuir a la "Causa de Dios"). Sin 
embargo, ella había perdido la 
estructura de su personalidad y su 
idea de pensamiento individual en 
favor de una idea colectiva. En 
suma, se encontraba bajo un 
fenómeno de epidemia psíquica. Y 
mientras recitaba la lectura perverti-
da de la religión cristiana, se decía 
feliz.
No resulta pues casual que un 
adepto pueda experimentar 
momentos de plena felicidad, como 
así también que pueda sumirse en la 
más profunda depresión. Si estable-
cemos un punto de comparación un 
adepto es lo más parecido a un 
adicto. Así, en el  mundo tan 
controvertido de las sectas, hay 
adeptos que se convierten en adictos 
y adictos que, gracias a un período 
de purificación espiritual, pasan a 
ser adeptos.
Cualquier persona, entonces, puede 
caer en la red de un grupo sectario. 
Incluso está demostrado que, según 
el germen doctrinario del movi-
miento, la captación de adeptos se 
orienta hacia cualquier clase social. 
El hecho de concurrir a "escuchar 
una charla religiosa", participar de 
"una misa para la purificación del 
alma", o compartir el ideal imagina-
rio de una comunidad que está en 
pos de la "salvación eterna y en 
contacto directo con Dios" (por citar 
unos pocos argumentos), pueden 
ser algunos de los más variados 
anzuelos.
Es necesario trabajar jurídicamente 
desde la prevención. Es vital 
fomentar la comunicación familiar y 
difundir la información desde los 
ámbitos institucionales; propagar 
mecanismos que ayuden a compren-
der la peligrosidad y conflictividad 
que algunos de estos  grupos 
representan para la sociedad. Desde 
los medios de comunicación, se 
debe apelar a los mecanismos 
preventivos que posibiliten poner 
en funcionamiento los recursos con 
que la sociedad cuenta para tutelar 
los bienes y salvaguardar las bases 
morales y valores irrenunciables 
que hacen a su existencia.
Confiar, dejarse llevar por las 
promesas de ciertos pronuncia-
mientos o doctrinas que se  
dicen religiosas, puede conducir 
a la separación inexorable de la 
familia, la destrucción psíquica 
o, en el mejor de los casos, a la 
pérdida de los recursos econó-
micos, ya sean estos propios o 
ajenos.
//x
pg_0017
COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006    
17
M
onotributo - 
Recategorización
POR CLAUDIA BARRIOS. 
         CONTADORA
AL PRESENTE Y DESPUÉS DE 
CASI DOS AÑOS DE LA 
REFORMA AL RÉGIMEN 
SIMPLIFICADO PARA 
PEQUEÑOS CONTRIBUYENTES, 
COMÚNMENTE CONOCIDO 
COMO MONOTRIBUTO, SON  
VARIOS  LOS CONCEPTOS QUE 
TENEMOS INCORPORADOS A 
NUESTRO LENGUAJE 
TRIBUTARIO, UNO DE ELLOS 
ES LA  RECATEGORIZACIÓN.
Más allá de las críticas y polémicas 
que merece nuestro sistema tributa-
rio, para varios “régimen”, la 
recategorización fue ideada con el 
propósito de ir actualizando el 
impuesto o cuota que tenemos que 
pagar, a nuestra capacidad contribu-
tiva. Recordemos que el otro sistema 
vigente, el Régimen General, permite 
que el contribuyente tribute de 
acuerdo con las operaciones econó-
micas que realice. En cambio el 
Monotributo establece determinados 
montos que se deben pagar en 
concepto de impuesto integrado (IVA 
y ganancias), condicionados a 
determinados topes de ingresos 
brutos anuales y magnitudes físicas. 
Más allá de ello, el responsable 
deberá analizar cual de los dos 
sistemas le conviene más, observan-
do las erogaciones que debería 
realizar en un sistema u otro, muchas 
veces sensiblemente menores en el 
Monotributo, pero también debería 
analizar el perfil de su clientela.
Retomando el tema de la recategori-
zación, este sistema al que podemos 
acceder tres veces al año, (Mayo, 
Septiembre y Enero), consiste en 
observar la sumatoria de determina-
dos parámetros como son: los 
ingresos brutos, la energía eléctrica 
(si la hubiera) de los últimos 12 
meses, y la superficie afectada a la 
actividad a ese momento y compa-
rarlas con los topes establecidos para 
cada categoría. Si no hubo modifica-
ciones no habrá que hacer nada, si 
las hubo, habrá que recategorizarse 
comunicando nuestra nueva 
situación ante la Afip. Recordemos 
que el parámetro que va a determi-
nar la categoría es el que resulte 
mayor. A manera de ejemplo, quizá 
un poco extremo, podemos analizar 
la situación de un profesional con 
ingresos, que según el tope corres-
ponden a la Categoría A, la energía 
consumida corresponde a la 
Categoría B, pero su estudio tiene 
una superficie afectada a su activi-
dad de 35 m2 el cual corresponde a 
la categoría "C", ¡bueno! en este caso 
este contribuyente deberá encua-
drarse dentro de la categoría "C". 
Recordemos también que de haber 
modificaciones, que lo encuadren en 
otra categoría, el sistema de recate-
gorización implementado en la 
página de Internet de la Afip: 
www.afip.gov.ar, emitirá un nuevo 
"CUR" (código único de revista), el 
cual nos permitirá realizar el pago 
de este nuevo importe. El nuevo 
monto se deberá comenzar a pagar 
en el segundo mes inmediato 
siguiente, del último mes del 
cuatrimestre respectivo. Por ejem-
plo, teniendo en  cuenta la próxima 
recategorización, en el que se le 
incorpora el cuatrimestre de sep-
tiembre, octubre, noviembre y 
diciembre de 2005 y vence el 7 de 
enero de 2006, la nueva cuota 
debería empezar a pagarse en 
febrero de 2006. Recordemos 
también que lo único que varía, 
solamente a los efectos de la recate-
gorización, es el impuesto integrado.
Más allá de los defectos que 
podemos atribuirle al 
Monotributo y lo molesto que  
resulta hacer cuentas cada cuatro 
meses, para saber si bajamos, si 
subimos, o si nos vamos, 
además de no olvidarnos de los 
vencimientos, deberíamos 
considerar que nos beneficia por 
cuanto nos permite adecuarnos a 
nuestra capacidad contributiva. 
Por otra parte nos liberamos de 
presentar las declaraciones juradas 
de IVA y ganancias, ¡que no es 
poco! De todas maneras nadie esta 
obligado a ser Monotributista, por 
lo que constituye una opción, a la 
cual no todos pueden acceder.
//x
pg_0018
18
    COLEGIO DE PROCURADORES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES   MARZO 2006
Actividades Institucionales
//x
El Jueves 10 de Noviembre de 2005 entre el Colegio de 
Procuradores de la Ciudad de Buenos Aires y la 
Asociación de Balanceadores, Corredores y Martilleros 
Públicos de la Ciudad de Buenos Aires, ambas institu-
ciones representadas por sus respectivos presidentes y 
secretarios, se firmó, en la sede de la primera, un 
convenio de asistencia y cooperación con la finalidad de 
afianzar sus relaciones, colaborando con el desenvolvi-
miento de sus fines en la medida de las incumbencias 
recíprocas y dentro del plexo normativo de sus corres-
pondientes Estatutos.
Entre otros compromisos se acordó que el Colegio de 
Procuradores permitirá el uso del espacio e instalaciones 
dentro de los límites convenidos -tanto de su sede en el 
Palacio de Tribunales como en la de Avda. de los 
Inmigrantes- a los matriculados de la Asociación de 
Balanceadores; que ambas instituciones facilitarán 
recíprocamente el uso de un espacio razonable en las 
carteleras que disponen para la publicidad de cuestiones 
de índole institucional; la asistencia técnica recíproca en 
los ámbitos y materias profesionales de incumbencia 
propia de ambas partes firmantes del convenio; la 
formación de una Unidad de Coordinación constituida 
por un representante de cada Institución que tendrá por 
misión la realización y desarrollo de todo tipo de evento 
común que se proponga en función del convenio. 
También se convino la efectuación de otras actividades 
que hacen no solo al crecimiento y expansión de las 
Instituciones firmantes sino también al beneficio servi-
cial y cultural de los matriculados en ellas.
Desde aquí hacemos votos para que el convenio celebra-
do alcance los máximos frutos aspirados por los inte-
grantes de las Instituciones suscriptoras del mismo.
Habiendo realizado un viaje informal al reino de España 
en el mes de Setiembre de 2005 el Presidente del Colegio 
de Procuradores de la Ciudad de Buenos Aires Dr. 
Eduardo A. Testagrossa Ríos se entrevistó en algunas 
oportunidades con el Presidente, Secretario y Tesorero 
de los Ilustres Colegios de Procuradores de España Dres. 
Juan Carlos Estevez, Jacinto Gómez Simon y José M. 
Villasante, respectivamente, en una de las cuales fue 
presentado a los Decanos de los Colegios de España, a 
quienes les habló sobre la importancia de realizar en la 
República Argentina el II Congreso Iberoamericano de 
los Procuradores y la Asamblea de la Asociación 
Iberoamericana de Colegios de Procuradores, propuesta 
que contó con la aquiescencia de todos los presentes. 
Antes de retirarse el Dr. Testagrossa Ríos convino con 
los asistentes que en los primeros días de Diciembre del 
año próximo pasado se haría la primera reunión prepa-
ratoria que sería organizada por correo electrónico.
Previa organización por el medio indicado, el día 5 de 
Diciembre de 2005 concurrieron a la sede del Colegio de 
Procuradores de la Ciudad de Buenos Aires sita en el 
Palacio de Tribunales, el Presidente de los Ilustres 
Colegios de Procuradores de España, el Vicepresidente 
Dr. Lorenzo Ruiz y el Secretario celebrándose una 
reunión a la que asistieron también el Presidente y 
Vicepresidente de aquel, Dres. Eduardo A. Testagrossa 
Ríos y Alberto Solmesky y el Presidente y Vicepresi-
dente del Colegio de Procuradores de Rosario Procu-
radores Carlos Alberto Mastruleri y Miguel Sansó, 
respectivamente, a los fines de dar forma a la realización 
del II Congreso Iberoamericano de Procuradores a 
efectuarse a partir del día 10 de Abril de 2006 en la 
Ciudad de Rosario y del 11 al 13 del mismo mes y año en 
la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Luego de 
esbozarse los lineamientos más generales de la organiza-
ción del citado Congreso, a las 12 Hs. todos los concu-
rrentes a la reunión precitada fueron recibidos por el 
Señor Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la 
Nación, Dr. Enrique Santiago Petracchi, con el que 
departieron por espacio de aproximadamente veinte 
minutos, dirigiéndose de allí al Colegio Público de 
Abogados, en el que su presidente Dr. Lucio F. Ibáñez, 
acompañado por la vicepresidente primera Dra. Nelly 
Minyersky y la Secretaria General, Dra. Alicia S. Mutilva 
le ofrecieron un almuerzo en sus instalaciones.- El día 6 
de Diciembre la delegación española viajó a la Ciudad 
de Rosario, Pcia. de Santa Fe, siendo acompañada por 
los Consejeros Miguel Burnengo y Ariel Solmesky y al 
día siguiente, acompañada por el Presidente, 
Vicepresidente y Secretario del Colegio de Procuradores 
de la Ciudad de Buenos Aires fue recibida por el 
Presidente del Consejo de la Magistratura de la Ciudad 
Autónoma de Buenos Aires, encaminándose luego de 
allí, en compañía del Dr. Testagrossa Ríos, al Ministerio 
de Justicia y Derechos Humanos donde fue recibida por 
la Secretaria de Justicia Dra. Marcela M. Losardo.
El día 8 de Diciembre el Señor Presidente de nuestro 
Colegio agasajó a los representantes de los Ilustres 
Colegios de Procuradores de España con un almuerzo en 
su casa particular. Al día siguiente, 9 de Diciembre de 
2005, la delegación española regresó a su país.
pg_0019
ESTUDIO JURÍDICO
DR. MIGUEL BURNENGO
Apoyando las iniciativas
del Colegio de Procuradores
La Pampa 5227 / Tel.: 4523-7160
leximtrilenium@yahoo.com.ar
Tel.: 4586-4307
kinensrl@kinensrl.com.ar
Condarco 2107  C.P. 1416   Capital Federal
K
IN
E
N
 S
R
L
Empresa gráfica 
al servicio de los procuradores
Tarjetas
Facturas
Hojas membretadas
Sobres
etc.
pg_0020
Registro Nacional de la Propiedad Intelectual Nº 319.859 la responsabilidad
de los artículos firmados recae de manera exclusiva sobre sus autores,
y el contenido no refleja, necesariamente, el criterio de la dirección.
Esta publicación es órgano oficial de la institución e informativo de la
Biblioteca Pública “Dr. Antonio Bermejo”. / Director: Dr. Armando Colerio
Diseño e Impresión:
KINEN S.R.L.
Condarco 2107 / C.P. 1416
Capital Federal / Tel.: 4586-4307
 
El Congreso del epígrafe tendrá lugar los días 11, 12 y 13 de Abril próximo en el Hotel Sheraton de 
Buenos Aires. Hasta el presente han confirmado su participación procuradores de España, Portugal, 
Francia, de algunos Colegios del interior de nuestro país y de ésta Ciudad. Se desarrollará a través de 
mesas donde los oradores expondrán sus respectivas ponencias para luego dar lugar a las preguntas 
y debate con los participantes culminando con la formulación de las conclusiones y sugerencias a 
cargo de los coordinadores. Las ponencias se recibirán hasta el     de Abril próximo.
II CONGRESO IBEROAMERICANO DE PROCURADORES
               Entre los temas a tratar por los participantes se encuentran los siguientes:
1º) Pasado y presente de la profesión         2º) Nuevas competencias e incumbencias de la Procura
El organigrama del Congreso será el siguiente:
10,00 Hs.     Reunión de los miembros del Comité Iberoamericano
 
20,30 Hs. Cena de clausura del II Congreso Iberoamericano de Procuradores (opcional)
16,00 Hs.     Acreditación de participantes y entrega de documentación
17,00 Hs.     Inauguración del II Congreso Iberoamericano de Procuradores
 
 
Miércoles 12 de Abril:
Martes 11 de Abril:
10,30 Hs.     Primer módulo de trabajo
13,30 Hs.     Comida de trabajo (opcional)
 
 
Jueves 13 de Abril:
 
 
Viernes 14 de Abril:
16,30 Hs.     Segundo módulo de trabajo
18,30 Hs.     Conclusiones y clausura
Inscripción Socios $ 40          Profesional no Socio $ 80
Requerir información en las sedes del Colegio de Procuradores de la Ciudad de Buenos Aires 
ubicadas en Palacio de Justicia Talcahuano 550 Planta Baja (1013) Oficina 2068  Tel/Fax: 4371-2926 
y en Avenida De Los Inmigrantes 1950 Oficina 169 Tel 4312-3841 en el horario de 8:30 a 13:30 
O bien en la página www.procuradorescapital.org.ar     Correo electrónico: colegio@procuradorescapital.org.ar